lunes, 18 de junio de 2007

La Sound Class: 100% chocoanos!!


Por: Ana María Arango

Uno de esos calurosos días durante el rodaje del documental en Quibdó el año pasado, estábamos con María José Paris y Greg persiguiendo el indescriptible atardecer que se oculta tras el Río Atrato, cuando se nos atravesaron unas enormes carimañolas (especie de empanadas fritas con masa de yuca). Yo evidentemente frené en seco, dejé que Greg siguiera tras la luz de su atardecer y le dije a María José: “ Mija venga que esto es lo máximo. Tiene que probarlas”. Compramos nuestras carimañolas y cuando me disponía a dar mi primer mordisco oí una voz de hombre que me decía:

- “perdone usted qué anda haciendo por acá? ¿Qué es lo que están filmando?”

Yo, le lancé una mirada fulminante al pobre hombre, y sacando de donde no tenía la sonrisa más hipócrita que pude improvisar le dije:

-“Estamos grabando las fiestas y los maestros de música de Quibdó. Por qué?”

Él se presentó:

-“Soy Henry Pandales el manager de La Sound Class. Estamos aquí en el parque todos los integrantes del grupo, ¿quieren filmarnos?”

En ese momento yo sólo pensaba en que se me estaba enfriando mi carimañola.

- “Claro, cómo no… voy a buscar a Greg para que los grabe”.

Obviamente tuvimos que esperar a que el sol se ocultara por completo y que Greg filmara su atardecer, y resignadamente nos dispusimos a oir al grupo y ver cómo las pobres carimañolas se desinflaban el la bolsa de papel café, cada vez más oscura por la grasa.

Un gordito muy sonriente comenzó la introducción

- “Yo soy Diego…Somos la Sound Class… y esto dice así…mueve mami tu cuerpo como lo moviste bailando conmigo en la arena…”

En ese momento la emoción nos atropelló inesperadamente. No podíamos creer su energía, sus voces y, sobre todo, lo que podían transmitir sin micrófonos y sin instrumentos estos cinco jóvenes en pleno parque frente a la Catedral. Nosotros no estábamos preparados para esto. No contábamos con el equipo de sonido ni con la luz. Sin embargo, grabamos su primera interpretación, de una… y así se quedó. Obviamente es una de las escenas más acogedoras y entretenidas del documental y esperamos estar pronto en Quibdó para presentarle el video a la Sound Class y para comernos unas carinañolas recién salidas de la paila.

Hoy me acordé de ellos porque encontré su video en YouTube. Por eso decidí presentarlos en esta entrada. Espero que lo disfruten